descaraga pdf

Número 5

Ganar una elección es el primer paso de un largo y difícil camino. Que las urnas lleven a una diputación, a una presidencia municipal, a una regiduría, a una gubernatura o a la presidencia de la República, no da permiso al contendiente de estirarse como lagartija y echarse a dormir, o, como decían las abuelas, quedarse cuajado en sus laureles.

Sean tres o seis años, quien gana la confianza de los electores en la contienda adquiere la responsabilidad de velar día y noche por el bienestar de los gobernados durante toda su gestión. Abundan ejemplos de políticos que como candidatos lucieron enjundiosos y que ya en el poder se transmutaron en indolentes o, peor, en pillos. Ellos no sólo se manchan en lo personal, sino que arrojan una carga de desprestigio al partido que los postuló.

Esto lo tenemos bien claro los aliancistas. El pasado viernes 12 de agosto en Pachuca, durante la clausura del primero de nueve talleres de “Inducción al Municipio y al Desarrollo” organizados por el Instituto de Capacitación y Educación Cívica y Política, el Presidente del partido recurrió a una metáfora: “Es como sacarse la rifa del tigre… porque si bien es cierto que la gente demostró en las pasadas elecciones que quiere a los candidatos turquesa en la administración… Hidalgo, con su voto los contrató y ahora les exigirá que cumplan lo prometido”.

Así es. Somos servidores públicos, es decir, empleados de la ciudadanía. Y al terminar nuestra encomienda la mejor recompensa será escuchar a los ciudadanos decir: “¡Qué buenos son estos turquesa! Hay que volver a elegirlos”. No es un reto fácil.

Y para hablar del desempeño aliancista, en este número publicamos reportajes, crónicas y testimonios que nuestros reporteros recabaron entre militantes turquesa de Jalisco, Oaxaca, Yucatán, Colima y el Estado de México. Dos cosas saltan a la vista: primero, el entusiasmo, diríase el gozo, con el que asumen sus responsabilidades: no hay caras largas ni rostros apesadumbrados por la responsabilidad adquirida. Segundo, la evidencia de que el neoaliancismo se multiplica a lo largo y ancho del país. En Hidalgo en la pasada elección los ciudadanos del setenta por ciento del territorio se colocaron bajo el lábaro turquesa y llevaron al partido al tercer lugar de las fuerzas políticas locales. Esto se repite en municipios y ciudades en todos los estados. Lo dicho: no es una responsabilidad menor.

El Turquesa amanece con nuevos contenidos. Desde este mes nuestro periódico es parte de la red internacional Project Syndicate que agrupa a publicaciones de los cinco continentes. ¿Ha escuchado los nombres de Le Monde, Die Welt, La Stampa, El País y The Guardian ? ¿O La Nación, O Globo, Clarín, Correo del Sur, The Globe and Mail, Reforma y El Financiero? ¿Quizá China Daily News y The Japan Times? Pues a partir de ya, añada a la lista de estas publicaciones emblemáticas el cabezal de este periódico. Y si no fuera suficiente, a partir de hoy imágenes de las agencias internacionales France Presse y Associated Press enriquecen nuestra oferta gráfica.

Tendremos artículos como el que hoy publicamos del filósofo francés Bernard-Henri Lévy, quien habla sobre Elie Wiesel, aquel sobreviviente de los campos de concentración nazi que dedicó su vida a alertar a la Humanidad sobre los horrores del criminal genocidio, o fotografías como la dramática de Omran Daqneesh, el niño convertido en símbolo del horror que se vive en la guerra de Siria, o la pasmosa imagen de una plataforma petrolera de cientos de miles de toneladas encallada en las cosas escocesas, evidencia irrefutable de que los más asombrosos avances tecnológicos no son nada frente a las fuerzas de la naturaleza.

Para la Agencia Nueva Alianza es un orgullo ofrecer a la militancia nuevos contenidos informativos.